lunes, 24 de febrero de 2014

Mom

Es difícil encontrar una comedia con "audiencia en vivo" que valga la pena. Las cadenas de televisión dan luz verde a proyectos que sean baratos, ligeros y que atraigan audiencias grandes que buscan reír de chistes malos por una media hora sin ganar o perder nada. Entretenimiento light.
El caso de Mom no es diferente. De la mano de Chuck Lorre (The Big Bang Theory, Two and a Half Men, Mike & Molly) no se puede esperar otra cosa que no se salga del modelo que ya ha tenido éxito sin mucho riesgo. Pero conforme la temporada ha transcurrido, algo logra que los episodios de la serie sean fáciles de ver y, para mi sorpresa, de disfrutar.
Claro que tiene sus problemas de chistes innecesarios por minuto y la cantidad de personajes secundarios, introducidos desde su inicio, que no mantienen la constante solidez de historias que logran los escritores para las dos protagonistas, Anna Faris y Allison Janney.
La química que han logrado estas dos actrices con sus personajes es digno de ser visto. Mientras que Janney mostró una transformación inigualable de personaje desde su primera aparición, a Faris le costó un poco más, pero conforme va evolucionando su personaje en el papel, logra que evolucione en pantalla, más centrada y cómoda con su personaje en los aspectos tanto de comedia como de drama.
Porque esa es una parte importante de lo que la hace una serie recomendable: sus momentos dramáticos. Bonnie y Christy son alcohólicas anónimas en recuperación que deben lidiar con las consecuencias de sus acciones pasadas; en el caso de las dos: el haber quedado embarazadas muy jóvenes y no estar presentes en la vida y crecimiento de sus hijos. Aquí, Bonnie (Janney) es madre de Christy (Faris); y la hija de Christy, Violet, sigue los pasos de su madre y abuela al quedar embarazada a los diecisiete años.  Siempre de manera cómica, claro; pero, al ser un tema que puede ser delicado en cualquier otra situación, cuando los momentos de seriedad salen a la luz, Janney y Faris logran un excelente balance entre el diálogo sin chistes de las repercusiones que han tendido y deben enfrentar y la broma que cerrará al final de la escena. El espacio de crecimiento en este argumento es enorme y Mom ha logrado sobresalir lo suficiente en ese aspecto particular para merecer un espacio de recomendación en este blog. 
No es una maravilla televisiva y tampoco deja de ser una serie con fallas constantes que, de vez en cuando, se nota el esfuerzo de los escritores al intentar arreglarlas, pero ver la relación madre-hija que interpretan tan bien Janney y Faris es razón suficiente para ver media hora de un programa más light que, sin duda, puede crecer y llegar a ser una excelente comedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Discusiones Interesantes