miércoles, 21 de mayo de 2014

Fargo










Es cansado que existan adaptaciones o re imaginaciones de historias que fueron bien contadas en su momento y se quiera intentar emular el impacto que tuvieron o la conversación que generaron. Aquí, como el mismo título sugiere, el intento es de adaptar una de las mejores películas de los hermanos Coen, Fargo. ¿Cómo es posible intentar tocar la genialidad de esa película? Pues el creador, Noah Hawley (que escribió todos los episodios), lo logró y con un resultado que me sorprendió.
El primer episodio es un claro homenaje a la filmografía completa de los Coen, con un parecido en los personajes, la manera de hablar, la fotografía y el estilo de narrar; eso sí, la historia es completamente diferente al filme original: más bien resulta una manera de contar algo nuevo con los pequeños y curiosos detalles que resaltaron en ese entonces, ese mecanismo de causa y efecto que, si no se maneja bien, puede resultar forzado y poco creíble. Por suerte, aquí no llega a eso.
Es a partir del segundo episodio que Fargo se acomoda mejor y se vuelve verdaderamente una serie que mueve sus piezas como si cada episodio fuera el capítulo de un libro. 
Porque con apenas diez episodios programados, Fargo no será de los programan que continúan  después de terminar su primer año; eso le da confianza en contar su historia de manera más suelta y como piezas de un rompecabezas que no siempre tendrán una trama distinta cada semana. Así se sienten varios episodios que establecen la base de los personajes para los enfrentamientos entre ellos hacia el final de su recorrido.
La producción se lleva la mención de honor. El elegante estilo cinematográfico de la película está presente en esta versión para televisión y no pierde la oportunidad de mostrar los paisajes de Minnesota (pues el pueblo del título queda inexplicablemente por fuera); se le une la formidable banda sonora de Jeff Russo que tiene la genial mezcla de suspenso y comicidad para ayudar al tono de la serie. No se quedan atrás las excelentes actuaciones de los cuatro protagonistas: un aterrador Billy Bob Thorton, Colin Hanks, la muy agradable presencia de la desconocida Allison Tolman y el estelar Martin Frreman disfrutando cada escena en la que aparece.
A pesar de tener un par de altibajos en el guión y ser un programa que es llevado más por la trama que por sus personajes, Fargo llega a captar esa chispa de la película con una historia original que, a ratos, llega a ser hasta más macabra. No se la pierdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Discusiones Interesantes